Isla de Langkawi, turismo duty free

Langkawi

Despúes de 9 días recorriendo el este del la Malasia Peninsular, el sol y el calor de Georgetown me hicieron desear arena de playa y agua salada lo antes posible por lo que adelanté mi visita al archipielago de Langkawi. El conjunto de islas está formado por 4 principales y 99 menores y está situado en el noroeste pegado a la frontera de Tailandia. La más grande de todas es la homónima Langkawi. La isla carece de servicio de autobús por lo que la única forma de llegar a las zonas de playa según pisas el puerto es en taxi.

La zona donde se concentran el mayor número de guestrooms y hostales baratos es en la playa de Pantai Cenang por lo que me junté con otros dos mochileros para compartir los gastos del taxi (30 riiggits- 6 euros). En la zona puedes encontrar dormitorios compartidos desde 15 rinngits (3,60 euros) o bungalows como en el que yo me hospedo por 45 ringgits (11 euros) si te quedas bastantes días. Cuando inspeccioné la zona en la que me encontraba me recordó a cualquier zona de playa del mediterraneo. Agua turbia llena de motos de agua y una calle principal con numerosos reclamos turísticos, todo tipo de tours, restaurantes de todas partes del mundo, tiendas de ropa y artículos de playa, alquiler de motos… La primera impresión no fue buena además descubrí que para moverte por la isla necesitas moto o tendrás que hacerlo en taxi. Me he dado cuenta de que en Asía no eres nadie si no sabes conducir motos por lo que en seguida pensé que iban a ser 8 días muy aburridos en los que tendría tiempo de escribir, estudiar, leer…

Afortunadamente me hice amiga de mis compañeros de bungalows los cuales iban a alquilar unas motos, por lo que podría ver parte de la isla sin tener que dejarme mucho dinero en taxis o contratando tours. En cuanto a los tours los hay desde 35 ringgits (8,50 euros) hasta más de 200 (48,80 euros). Hoy mismo acabo de realizar el más barato de todos y he podido confirmar lo que venía viendo desde que pisé la isla,esta zona es sumamente turística. En cuanto a los reclamos turisticos tiene infinidad de ellos, desde la isla con un geobosque en el que se encuentra el Pregnant Lake, la leyenda cuenta que si bebes de sus aguas te quedarás embarazada (tranquilos chicos, yo ni siquiera toqué el agua por si acaso…) pasando por los manglares, la esquina donde se aglomeran las águilas o la cueva de los murcielagos. Otra de las mayores atracciones turísticas es el teleférico que cuenta también con un puente que ha sido reabierto hace 2 días. al parecer fue construido hace casi 10 años pero tuvo que cerrar cuando descubrieron que la isla está en constante movimiento lo que hacía el puente inestable según había sido construido en primer lugar. 5 años han tardado en conseguir que la infraestructura sea lo suficientemente sólida para ser segura. Subir al Cable Car cuesta 35 ringgits (8,50) más otros 5 ringgits (1,20) si quieres aventurarte a pisar el gigantesco puente.

Pregnant Lake

 

Si te gustan los deportes ya sean acuaticos o no esta es tu isla, podrás alquilar una moto de agua, hacer ski acuatico, parapente… Si preguntas precio en cualquiera de las agencias intenta regatear, tendrás muchas posibilidades de pagar mucho menos del precio fijado.

La isla es uno de los destinos favoritos de los malayos ya que se trata de una zona duty free. El alcohol y el tabaco son muy caros debido a los impuestos y aquí se puede encontrar una cerveza por menos de la mitad de precio que en el resto del país. En el centro comercial hay una tienda duty free de ambos productos y otra de chocolates de todo el mundo. Es agradable poder comprar un par de botellas de vino blanco francés por tan solo 8,50 euros. Según me han cometado, en mi próximo destino, Tailandia, esto es imposible de encontrar.

En cuanto a la comida, Langkawi es un sitio no demasiado barato si comes en cualquiera de los cientos de restaurantes que encontrarás en la calle principal de Pantai Cenang. No obstante siempre hay algún puesto callejero en el que comer por tan solo 1 euro. Uno de los mejores restaurantes que encontré fue el regentado por un encantador malayo casado con una tailandesa, situado al lado de nuestra zona de bungalows llamada Daddys Guestroom 2. Roi y Maria nos tratan como familia desde que nos instalamos y se puede comer por entre 4 y 6 rinngits (1-1,50 euros) una estupenda sopa o un maravilloso pad thai.

Típico desayuno malayo. Roti Cani con  té con leche condensada

Típico desayuno malayo. Roti Cani con té con leche condensada

Al estar gastando más dinero de lo que esperaba en alojamiento por querer disponer de habitación privada estoy aprendiendo a ahorrar en cosas como la comida o las atracciones turísticas. No soy muy fan del turismo masivo por lo que no me está suponiendo mucho problema este aspecto. Si estás dispuesto a conducir una scooter por las tranquilas carreteras de la isla el sitio más barato que encontramos fue el T- Shoppe donde por 25 ringgits (6 euros) puedes disponer de una durante 12 horas. Las colas que se forman todas las mañanas en la puerta del local harán que madrugues si no quieres quedarte sin una de ellas.

Para alejarse del turismo de costosos tours aquí tienes alguna recomendación de lugares que ver totalmente gratis:

– El Mount Raya es el punto más alto de la isla y tiene unas vistas espectaculares. Cuando llegas al punto más alto hay un resort provisto de una torre a la que puedes subir pagando 10 ringgits (0,50) centimos.

– Hay tres cascadas distribuidas por toda la isla, Durian Perangin, Temurun y Seven falls. Al ser estación seca en esta epoca del año tan solo pudimos ver hilillos de agua cayendo por las altísimas paredes e imaginarnos como a partir de junio el festival de agua debe dejar una hermosa vista de las enormes cascadas.

Cascada Turuman

Cascada Turuman

– Playas del norte. Si eres de los que les gustan las playas vacias esté es tu sitio. Agua infinitamente más cristalina y tan solo unos pocos turistas tumbados en sus arenas.

IMG_0006

– Contemplar como el sol se esconde por el horizonte todas las tardes a partir de las 19 horas sentado en la arena de la playa de Pentai Cenang. Este es para mi uno de los mejores momentos del día.

Atardecer en Pantai Cenang

Atardecer en Pantai Cenang

Caminantes en el camino

Al establecerme en la isla por un largo periodo pude entablar amistad con 4 caminantes que se convirtieron en mi familia en Langkawi.

Sammi, un loco finlandés amante de las cervezas (tiene incluso su propia página en la que tiene fotos de más de 900 cervezas diferentes y los lugares donde se las bebió). Hace 7 años que la empresa que dirigía su padrastro quebró y decidió que abandonaba el traje y la corbata para convertirse en viajero empedernido. Con más de 43 paises a sus espaldas es una enciclopedia de sitios que visitar.

Lena, esta encantadora alemana residente en Berlín y amante de los atardeceres como yo lleva un mes viajando y tiene planeado no volver a la fria Alemania hasta que el verano llegué a Europa. Si no consigue ingresar en la escuela de arte de Berlín volverá al sudeste asiático a sacarse el curso de Divemaster y trabajar por aquí el invierno que viene.

Julia y Ahmed una pareja de alemanes que contraeran matrimonio el próximo 1 de agosto. Él estudiante de ingenieria, ella dejó su trabajo de contable en Asuntos Sociales del gobierno de Alemania. Pensaban recorrer Asía durante 3 meses pero han decidido prolongar su estancia otros 3 meses más. Viajar engancha.

Roi y Maria de los que ya he hablado son los mejores anfitriones que nos podriamos haber encontrado en este pequeño pero acogedor pueblo.

Langkawi family

Langkawi family

Dos días más por aquí y el domingo partiré rumbo a Tailandia. Más islas de momento para mi.

 

Si te ha gustado comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on Pinterest

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *