Cómo NO se debe cruzar la frontera entre Tailandia y Camboya

frontera tailandia camboya

Después de leer innumerables aventuras y desventuras de como cruzar una de las fronteras más polémicas del sudeste asiático era mi turno para dejar atrás el país de las sonrisas con el fin de renovar de nuevo mi visado. Aun hoy, después de 8 meses de viajar sola, aun cometo errores de principiate. El camino me ha enseñado a afrontar los problemas con más calma y aceptar que hay veces que equivocarse es inevitable y culparse no sirve de absolutamente nada. Así es como me dispongo a relatar como no se debe cruzar la frontera entre Tailandia y Camboya por el paso fronterizo entre Aranyaprathet y Poi Pet.

Tras estudiar varias formas de llegar a la frontera opte por la que parecía más rápida aunque menos barata. Me acerque a Victoria Monument en Bangkok en busca de una minivan. En ese preciso momento se puso a llover, lo que auguraba un día complicado. Cual fue mi sorpresa cuando el lugar estaba repleto de mostradores que vendían billetes a multitud de destinos. Una vez empecé a preguntar me di cuenta de que nadie entendía la palabra “Cambodia” lo que hacía aun más dificil mi propósito. Después de un buen rato de correr de un lado para otro bajo la lluvia dí con una caseta de tursimo cerca de la puerta del centro comercial donde me escribieron el nombre del paso fronterizo en tailandés y me indicaron hacía donde dirigirme. El trayecto me costó 230 bath (4,40 euros). Mientras veí diluviar tras los cristales de la furgoneta me preguntaba que me encontraría a la llegada a tan polémico lugar. Mis sospechas se confirmaron una vez pisé el suelo embarrado de Aranyaprathet donde me esperaban una decena de tailandeses intentandome vender  tramitarme el visado, lo cual según leí suelen ser engaños para cobrarte más. Suerte la mia que me hice amiga de una mujer camboyana y su hijo adolescente que me acompañaron hasta el control de pasaportes, ya que llegar hasta allí sin haber estado nunca no es tarea sencilla. Mientras practicaba mis 6 meses de aprendizaje del idioma tailandés con ellos para que me dejaran en paz conseguí llegar con la familia a por mi sello de salida.

Una vez en tierra camboyana el caos se apoderó de mi. Tuve que abandonar a mis amigos ya que tenía que tramitar la visa on arrival. La confusión, la incomoda lluvia que no cesaba y el trajín de personas me hicieron cometer el error que me ha llevado a tener que volver a dicha frontera 5 días después. Conseguí mi visado por 30 dolares (aunque en muchos sitios indican que son 20, los precios han subido en los últimos tiempos) sin mayor problema que tener que pagar 100 extra bath (2.5 euros) por no llevar fotografía ya que no tuve oportunidad de sacarme. Pregunté por la estación de auobuses y los policias muy amables me indicaron que todo recto llegaría. Después de pasar un par de casinos lujosos vi un autobús y un cartel que indicaba “Free shuttle bus to bus station”. Un hombre trajeado me indicó que esperase un poco. Y al rato nos dirigimos a la estación de autobuses donde otros occidentales esperaban a coger una minivan por 10 dolares a Siem Reap. Alli tuve que cambiar divisa donde me timaron por lo que perdí 4 euros.

Pero el error del que no me di cuenta hasta 3 días después fue el siguiente:  donde me tramitaron el visado no me estamparon el sello de entrada al país. Tendría que haber pasado por el control de pasaportes pero no me fije y seguí recto. Intenté enmendar el error en Siem Reap pero la ciudad no cuenta con oficina de inmigración y en el aeropuerto no quisieron ayudarme por lo que he tenido que volver al paso fronterizo. Con la esperanza de que la cosa pasará desapercibida entregué mi pasaporte al oficial que enseguida vio que las fechas no concordaban. La supuesta multa ascendia según ellos a 1300 baths (31 euros) pero después de decirles que no tenía más que 200 baths y 25 dolares ( 27 euros) parecieron quedarse contentos. Digo según ellos porque no hay nada escrito y los agentes de inmigración camboyanos tienen fama de corruptos por lo que el precio supongo variará según les convenga.

Así es como rumbo a Phonm Pehn desde Poi Pet he perdido unos cuantos euros y otras tantas horas de mi viaje. Pero el camino te enseña a aprender de los errores y aceptar que a veces las cosas no salen como esperas. 

Típico autobús camboyano en el que me dirijo Phnom Penh

Típico autobús camboyano en el que me dirijo Phnom Penh

 

 

Si te ha gustado comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on Pinterest

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *