Cómo me convertí en vegetariana en Chiang Mai

Veggie Chiang Mai

Durante mis locos años veinte siempre fui un desastre. Salia mucho, bebía mucho, fumaba mucho, comía muy mal, iba al gimnasio de forma irregular y me creía la reina del mundo. Cambiar de década a mi me lo cambió todo. Entré en los 30 siendo una ex fumadora, seguía ( y sigo de vez en cuando) saliendo y bebiendo, pero no como lo hacían antes. El deporte me cambió la vida y comenzar a llevar una vida mas ordenada me hizo desear cuidar no solo mi cuerpo por fuera si no tambien por dentro.

En mis primeros 29 años de vida me alimentaba básicamente de carne, pasta, huevos y todo tipo de comida basura. Hace poco tiempo que fui integrando a mi alimentación las verduras, las frutas y las legumbres. Cuanto más entraban estos alimentos en mi cuerpo menos necesidad tenía de carne o comida basura. Durante el ultimo año mi actividad deportiva iba en aumento llegando a completar incluso un triatlón. Esto se tradujo en un mayor control de lo que ingería cada día.

Cuando pisé el sudeste asiático empecé a conocer muchos vegetarianos e incluso a un vegano. El tema había rondado en mi cabeza durante mucho tiempo pero es considerablemente difícil en una sociedad tan carnivora como la nuestra abandonar la carne por completo.   Se que muchos piensan que las proteínas de la carne son imprescindibles en una dieta equilibrada. Cuando alguien decide hacerse vegetariano este es uno de los mayores temores. La alimentación de alguien que decide abandonar la carne es muy estudiada por este motivo. Lo cierto es que hay muchas otras maneras de conseguir proteínas. A las que contienen los productos lácteos y los huevos se le unen las legumbres, los cereales, los alimentos derivados de la soja (tofu y tempeh), el seitan, las semillas de chia o la quinoa. Esta ultima contiene todos los aminoácidos presentes de las proteínas de la carne, al igual que los huevos o los productos lácteos. El resto de alimentos deben combinarse para que el organismo obtenga las llamadas proteínas completas.  Una buena combinacion de proteínas vegetales es la de legumbres y cereales o legumbres más frutos secos. Otro de los problemas derivados de la supresión de la carne en una dieta es la vitamina b12. Sin embargo a no ser que se siga una dieta estrictamente vegana esto no supone tanto problema, puesto que lácteos y huevos la contienen. No obstante también existen cereales enriquecidos con dicha vitamina. 

Cuando llegué a Chiang Mai ya me habían comentado lo “veggie friendly” que era.  La segunda ciudad más grande de Tailandia es uno de los destinos favoritos de los occidentales para asentarse por un tiempo . Entre sus calles se entremezclan tailandeses con “westerns” dando una proporción muy igualada. La ciudad está salpicada de modernas cafeterias y se ha convertido en uno de los sitios preferidos por los llamados “nomadas digitales” gracias a la buena conexión a internet de muchos de sus establecimientos o sus espacios de co-working.

La oferta vegetariana está enfocada a los foraneos y los precios son algo más altos que en otros sitios de la ciudad.  Encontrándome en aquel paraíso para amantes de lo verde decidí hacer una prueba. Hoy hace dos meses que no pruebo la carne y no la echo para nada de menos.  Ya que me encontraba en una ciudad repleta de restaurantes vegetariana me dispuse a recorrer algunos de ellos. La oferta es tan amplia y los platos tan sabrosos que no he echado de menos la carne en todo este tiempo. Así es como convertirse en vegetariano en Chiang Mai es muy sencillo. Estos son algunos de los mejores restaurantes que visité.

Amritas Garden

El restaurante esta emplazado en una pequeña y tranquila calle lo que hace que sea una maravilla comer en su agradable jardín. Su menú se caracteriza por utilizar los principios de la  macrobiótica y el uso de alimentos orgánicos. A destacar su hamburguesa vegana, la pita de vegetales con hummus y la sopa de miso.

Taste from Heaven

Situado entre otros tantos restaurantes vegetarianos en la zona este de la Ciudad Antigua destaca por estar siempre lleno de gente. El servicio es muy amable y la “veggie burger” con judias negras una maravilla. Tienen cursos de cocina a 1000 baths (28 euros) y puedes elegir cualquier plato del menú que es bastante amplio.

Hamburguesa de judias negras

Hamburguesa de judias negras

Pun pun

Un restaurante dentro de un templo, el Wat Suan Dok. Hay otros dos restaurantes llamados Pun Pun. El que se encuentra cerca del centro comecial Central Airport es una maravilla de tranquilidad con un huerto y tienda ecologica y un increíble burrito vegetariano. Me hice muy fan de su burrito de judias y arroz a 80 baths (2 euros)

Burrito vegetariano

Burrito vegetariano

The tea tree

Un bar donde ver una película un lunes o asistir a una jam session un jueves mientras degustas alguna de los platos veganos del pequeño menú. A destacar el plato de hummus.

Veggie Chiang Mai

Freebird café

A pesar de no encontrase en un lugar demasiado agradable por el constante paso de coches de la carretera, posee un menú extraordinario con platos tailandeses y birmanos elaboradosncon alimentos orgánicos. El Khao Soi (plato característico del norte del país) vegetariano es una explosión de sabores en la boca. Tiene una tienda de segunda mano donde puedes encontrar ropa o accesorios. Además colaboran con el proyecto de voluntariado Thai Freedom House

Khao Soi. Platos típicos tailandeses

The salad concept

Situada en la moderna Nimmanhaeimin  tiene la opción de crear tu propia ensalada o enrollarla en un wrap. La ensalada básica cuesta 79 baths (2,20 euros) y viene con lechuga y 5 ingredientes que puedes elegir entre bastantes. Por otros 10, 20 o 30 baths tienes algun otro ingrediente como quesos o aguacate. Los platos son muy abundantes.

Se pueden encontrar opciones vegetarianas hasta en los puestos callejeros del Food Market situado en el sur de la “old city”.

IMG_0692

 

 

Si te ha gustado comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on Pinterest

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *