Chiang Mai y sus rincones

Chiang Mai Cuando llegué a Tailandia tenía claro que me establecería un mes en Chiang Mai. Había leido sobre la ciudad y cuanta más gente iba cruzandose en mi camino y relatandome las maravillas de la ciudad mis ganas de llegar a ella iban aumentando. Se trata de la segunda ciudad más grande de Tailandia. Situada en el norte del país fue la capital del reino llamado Lanna. La estructura de la ciudad gira en torno a un cuadrado perfecto, de 1,5 kilómetros cada lado, que conforma el casco antiguo. Una muralla a medio derruir y un foso componen los lados de este cuadrado que hacen muy fácil orientarse en esta ciudad. La muralla se construyó con el fin de evitar los ataques birmanos.

Tha Phae Gate, puerta del este

Tha Phae Gate, puerta del este

La idea era establecerme por un mes para ahorrar gastos, avanzar en la escritura del blog y estudiar el master de marketing digital que estoy realizando online. El tiempo ha pasado deprisa y mis intenciones se diluyeron entre las horas de un reloj que parece no tener intención de dar tregua a nadie. Conseguí ahorrar hasta que tuve que ir a Laos a hacer el Visa Run, que supuso un varapalo a mi presupuesto. Avancé en escritura y tengo varios posts que ire publicando en las siguientes semanas. Lo que estudié fui poniendolo en práctica en el blog, pero he de confesar que no he aprovechado el tiempo en esta tarea tanto como me hubiera gustado. Yo y mi afán de procrastinar… Sin embargo he dedicado mucho tiempo a retomar el deporte. Corrí varios días a la semana y me impuse una rutina diaria de yoga, sin contar con los innumerables paseos en bici que he realizado. Quizas este sea uno de los motivos por los que no he podido evitar enamorarme de esta ciudad. Adoro las ciudades con bici y aunque bien es cierto que los habitantes de Chiang Mai son más fan de las motos que de las bicis conseguí hacerme mi hueco entre la jungla.

El turista medio llegá a Chiang Mai con la idea de realizar alguno de los tours que las innumerables agencias ofertan. Tirolinas, trekkings, elefantes….El viajero que se establece allí por un tiempo se dedica a explorar sus encantos desde dentro y toparse con sus rincones escondidos en sus laberínticas calles. Es por ello que es una de las ciudades preferidas por los occidentales para vivir, por su sencillez y amabilidad.

Por estas razones y otras tantas que no podrían reflejarse en el papel, después de tanto tiempo en la carretera, llegué a sentir esa sensación que a uno le invade cuando ha encontrado su sitio. Llegué a sentirme como en casa.

Las ciudades son de los que la viven, las ciudades son sus rincones. Estos son esos lugares que me cautivaron e hicieron enamorarme de este pequeño pedacito del pais de las sonrisas, este es un pequeño fragmento de Chiang Mai y sus rincones:

1. Wat Parathat Doi Suthep

Mires donde mires, calle que pises o recorras pedaleando encontrarás un templo budista. Al igual que en Madrid no entraba en todas las iglesias que me cruzaba, en Chiang Mai los templos se convirtieron en un elemento más del paisaje para mi. Aunque es cierto que los dorados y naranjas que destellean cuando el sol los azota son estéticamente más bonitos que las grises piedras de los templos católicos. El más famoso de los templos y al que todos los turistas acaban subiendo tarde o temprano es el Parathat Doi Suthep. Subir en taxi sale por unos 150 baths (4 euros) ida y vuelta y la entrada por 30 baths (80 centimos). Esta maravilla de figuras budistas y lugar elegido por muchos para hacer retiros de meditación Vipassana, se encuentra situado en lo alto de una montaña y desde ahí arriba se puede contemplar una panóramica de la ciudad. Cuando yo subí los agricultores estaban en plena quema de rastrojos por lo que una capa de humo cubría las vistas. Por un momento me teletrasporté a la contaminada y contaminante Madrid.

Wat Doi Suthep

Wat Doi Suthep

2. Wat Suan Dok

Pero sin duda uno de los templos que más cautivan por su emplazamiento cerca del casco antiguo y por ser gratuito es el Wat Suan Dok en Suthep Road. Dentro de sus instalaciones podemos encontrar uno de los mejores restaurantes vegetarianos de la ciudad, Pun Pun, famoso por su filosofía y agricultura orgánica.

Wat Suan Dok

Wat Suan Dok

3. Pun Pun 3

Pun Pun cuenta con otros dos restaurantes y uno de ellos se convirtió en mi favorito por su burrito de judias y arroz por tan solo 80 baths (2 euros). ¿Como no hacerse vegetariano con semejantes platos? Pun Pun 3 como se llama este restaurante situado en la segunda calle a la izquierda pasando la gasolinera de enfrente del centro comercial Central Airport Plaza. Un oasis en medio del caos de carreteras que cuenta con su propio huerto.

Burrito vegetariano

Burrito vegetariano

4. Rockpresso y el mejor Iced Thai tea

Antes de llegar ya tenía un listado de cafeterias que visitar. Sin duda una de las maravillas de pasar tiempo en Chiang Mai es poder trabajar desde una de ellas con una velocidad de wifi de vértigo. Encontrar internet en condiciones en el resto del país es tarea complicada. Después de probar muchos mi favorito acabó siendo Rockpresso. La cafeteria pertenece a los mismos dueños del hostal donde me hospedé por dos noches en el dormitorio compartido femenino por tan solo 150 baths (4 euros) la noche. El hostal no es nada destacable, pero su té helado tailandés por 52 baths (1,3 euros) y toda una tarde de escritura y trabajo en el blog se convirtieron en una de mis atracciones favoritas.

Iced Thai Tea y a echar la tarde

Iced Thai Tea y a echar la tarde

5. Suan Buak Haad park

Suan Buak Haad es ese parque que todas las ciudades con encanto tienen. Un lugar donde hacer un paréntesis y perder las tardes rodeado de verde. Puedes encontrar desde familias sentadas en el cesped disfrutando mientras tiran pan a los peces del lago o gente jugando a badminton, football, baloncesto o utilizando algunas de las maquinas que emulan un improvisado gimnasio. Si tienes suerte tal vez veas a gente practicando yoga o slackline. Un sitio donde poder ver de refilón al sol escondiendose tras las montañas.

Acro yoga en Suan Buak Haad Park

Acro yoga en Suan Buak Haad Park

6. Rincones para escuchar  música

Si quieres escuchar buena música tienes varias opciones. Para escuchar reggae-hip hop disfrutando de las vistas desde lo alto de un edificio, THC Rooftop bar es tu sitio, justo en frente de la Tha Phae Gate, la puerta del este. Los precios son algo elevados, 140 por un cocktail (4 euros). Si lo tuyo es el jazz en la puerta del norte puedes visitar el North Gate Jazz Club. Lo mejor de este sitio es que puedes disfrutar gratis de su música sentado en el cesped de enfrente.

7. Nimmanhaemin

Calle moderna por excelencia. Buenos restaurantes con precios altos y tiendas de ropa con lo último en moda. Si paseas por allí puedes acabar metido en un merdcadillo de artículos artesanales. Si buscas un buen sitio donde tatuarte no dejes de visitar Modzilla Tattoo Studio.

Mercadillo de artículos artesanos

Mercadillo de artículos artesanales

8. Sunday walking street

Los domingos casi todo el centro del casco antiguo se convierte en un mercadillo gigante con todo tipo de artículos y comida. Imprescindible llegar antes de las 19 horas sino quieres acabar atrapado en una marea humana. También hay un Saturday Walking Street en el sur del casco antiguo pero yo prefería el de los domingos.

Me llevo estos rincones y muchos más en el corazón. Quiza el destino vuelva a juntarnos en un futuro no muy lejano. Gracias Chiang Mai por haberme tratado tan bien.

Si te ha gustado comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on Pinterest

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *