Cameron Highlands campos de té, trekkings y mucha paz

Campos de té, Cameron Highlands

Campos de té, Cameron Highlands

“El espíritu de la bebida del té es de paz, confort y refinamiento” Arthur Gray

Cameron Highlandas con sus famosos té es una zona de Malasia que se encuentra a unos 200 kilómetros de Kuala Lumpur y a una altura de entre 1.100 y 1.600 por lo que las temperaturas son mucho más agradables. Tanto que hasta agradecí haberme traido unas mallas largas y mi plumas compacto de Uniqlo. Es una zona de bastantes lluvias aunque yo tuve suerte y solo me llovió el día que llegué. El viaje es tranquilo hasta que se llega a un de puerto de montaña lleno de curvas, los autobuses tienen que pitar cada vez que pasan una ya que la carrtetera es estrecha, por lo que aparte de no poder dormir en este trayecto di las gracias por no ser una persona de mareo fácil. La zona se compone de varios pueblos y yo me alojé en Tanah Rata un pueblecito pequeño y acogedor, justo lo que andaba buscando, un poco de paz para terminarme el libro Desapegarse sin anestesia e intentar ponerlo en práctica, ya que no se me estaba dando demasiado bien estos primero días. Después de preguntar en varias guestrooms me quede en una habitación doble privada con baño en el 8 Minguit por 50 ringgits (12 euros) ya que el resto estaban llenos o los precios se subian a 70 ringgits. La cama en una habitación compartida costaba 25 pero al no tener taquillas para guardar las cosas preferí pagar un poco más. En realidad el dueño me contó que la habitación costaba 70 ringgits pero que al haber poco turismo para lo que se acostumbra en esta fecha me había hecho un pequeño descuento. Parece ser que no está haciendo muy buen tiempo estos días, así que yo he debido de tener suerte porque el último día lucia un sol esplendido. El hostel es muy acogedor con una terraza con mesas y sillas, internet en las habiaciones y café y té gratis a cualquier hora del día.

En esta zona hay bastantes cosas que ver por lo que hay muchas empresas que organizan tours. Miré varias y me decidí por una que me ofrecia un tour de 4 horas por 40 ringgits (10 euros). Estas empresas te recogen en minivan en tu hotel por la mañana. Nuestra primera parada fueron los campos de té. El color verde intenso que parece una enorme alfombra que recorre el relieve de los montes es impresionante.Sin embargo al ver a unos lugareños recoger las hojas de té no podía dejar de imaginarme a unos guiris en medio de los campos de Castilla pagando por ver al tipico agricultor de pueblo recogiendo trigo. Pero bueno, así son las atracciones turísticas. Después de eso nos llevaron a donde se procesa el té pero no pudimos verlo porque estaban en obras, así que nos tomamos un té en la tienda/museo que tienen justo al lado. Las nubes que a primera hora de la mañana inundaban los picos de los montes nos dieron un poco de tregua por lo que pudimos subir al punto más alto de Malasia.

Recogedora de té saludando

Recogedora de té saludando

IMG_4384

IMG_20150131_152204

Vista desde el punto más alto de Malasia

La siguiente parada fue el Mossy Forest (Bosque de musgo). El sitio está bastante preparado para el turismo con una pasarela de madera que te adentra en el espeso bosque. Otra de los productos típicos de la zona son las fresas, tanto que en las tiendas de souvenirs venden hasta gorros con forma de esta pequeña fruta. Nos llevarón a un invernadero en  el que me tomé un zumo riquisimo por 3,70 ringgits (0.90 euros). La útlima parada del tour era una granja de mariposas en la que había que pagar otros 5 ringgits por lo que algunos decidimos no entrar.

Mossy forest

Mossy forest, que me recordo a mis amigas a las que siempre nos quedará el Trance ;)

IMG_20150131_151934

Zumo de fresas e invernadero de fondo

Al día siguiente no madrugué mucho así que se me hizo tarde y el sol picaba bastante cuando quise dar un paseo en busca de algun sendero de los tantos que tiene la zona para hacer trekking.

img0001

Mapa de senderos para hacer trekkings

 

Conseguí por fin darme un masaje, 25 minutos por 35 ringgits (8,50 euros) y cuando acabamos me dieron un vaso de agua muy curioso, la dueña del sitio me dijo que despues de un masaje hay que beber agua.Ninguno de mis amigos fisios me había dicho esto antes. Otra de las cosas curiosas que vi en este lugar fueron unos nuggets de pollo con forma de corazón.

IMG_4411

 

IMG_20150131_151800

Me fui de esta zona extremadamente tranquila para volver a una ciudad mucho menos estresante que Kuala Lumpur, George Town, capital de la isla de Penang. Desde ella escribo estas palabras sentada en la terraza de un acogedor hostel emplazado en Love Lane una de las calles más famosas para mochilear en esta ciudad.

Caminantes en el camino

En el tour conocí a una entrañable pareja de ingleses que habían estado viviendo 5 años en Bangkok regentando un hostel para artistas. Me contaron que su hija también había hecho un viaje sola y como les llamó desde un hostel en Calcuta llorando diciendoles que quería volver a casa pero finalmente la aventura la llevó a recorrer Asia durante 14 meses. Creo que me debieron ver con cara de “Yo también estoy pensando que quiero volver a casa”.

El guia malayo me estuvo contando la historia de como su familia llegó a la zona y al igual que la chica argentina que conocí en Kuala Lumpur se sorprendió cuando le dije mi edad. Este viaje me debe estar rejuveneciendo :)

Si te ha gustado comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on Pinterest
Latest Comments
  1. J'abi |
    • Silvia QH |
  2. rocio |
    • Silvia QH |

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *