Cómo dejar de fumar me cambió la vida

395355_10150501789519490_799731388_n

Estas palabras que vas a leer a continuación no son una manera de convencerte de que debes dejar de fumar. Conozco a los fumadores, yo fui uno de ellos y de las peores por cierto. Las convicciones que llevan a un fumador a no dejar este hábito son tan afianzadas que suele evitar cualquier tipo de texto o conversación que intente hacerles cambiar de opinión. Hoy hace 3 años que dejé de inhalar humo de tabaco. Soy malisima para las fechas pero esta se me quedó grabada a fuego entre el pecho y la espalda. Si sigues leyendo podrás descubrir como dejar de fumar me cambió la vida y leerás algunos consejos que a mi me ayudaron. Pero también puedes ignorar este texto y continuar con tu vida. Como dicen los angloparlantes “It’s up to you”.

Tengo un muy buen amigo que siempre me dice que de las personas que conoce soy la que presenta una mayor evolución en cuanto a cambió de estilo de vida (hola Georgi!). No me considero ejemplo de nada porque el que haya evolucionado así significa que mi vida posiblemente era un absoluto desastre y que tan solo he conseguido llegar a un punto que podríamos llamar “estandar”. No me refiero tan solo a la manera en la que cuido mi cuerpo tanto por dentro como por fuera, porqué creo que eso es algo que viene implícito con cumplir primaveras, sino también en cuanto a mentalidad. Si alguién me dice hace 3 años que iba a estar planteandome hacer un retiro de meditación en Tailandia creo que me habría echado a reir mientrás, con un cigarro en la mano, hubiera mirado a esa persona como si me estuviera hablando en tailandés.

Me gusta pensar que aquel 17 de febrero de 2012 algo dentro de mi se transoformó. Todo lo tóxico que tenía dentro salió para dejar paso a un mar lleno de nuevas oportunidades. Fue un antes y un después en la manera en la que venía cuidando mi mente y mi cuerpo. La autodestrucción se convirtió así en instrospección.

Dejar de fumar no es algo sencillo si no quieres dejarlo. Todos conocemos casos de gente que lo intentó y volvió a las semanas, meses o incluso años. Yo misma tuve un intento fallido un par de años antes de abandonar por completo el tabaco. Hay millones de razones por las que dejar de fumar, no voy a ennumerarlas porque todos las conocemos. Creo que la única y exclusiva razón a la que debes aferrarte para dejar de fumar es porque quieras realmente hacerlo. No por salud, no por ahorrar dinero, no porque tu pareja lo quiera, solo por ti, solo porque tu estés convencido de que quieres hacerlo. Para lograrlo tuve que preparar mi cuerpo y sobre todo mi cabeza para ganar la batalla. De la misma manera que no podrás terminar un carrera de larga distancia sin entrenamiento, pasar de ser fumador de paquete diario a ex fumador en una semana está condenado al fracaso. Y si lo logras será con un mayor sufrimiento que si lo haces de una manera progresiva. Y ya lo dijo Shiddarta Gautama, Buda “El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional”. 

Trucos que me ayudaron a dejar de fumar

Cuando fumas la mayoria de las veces lo haces sin darte cuenta. Esto significa que no eres consciente de lo que estas haciendo por lo que no estás disfrutandolo y al poco tiempo quieres otro. Si reduces la cantidad de cigarros a tres al dia iras poco a poco eliminando la nicotina de tu cuerpo a la vez que serás consciente de lo que estas fumando. De esta manera te resultará más sencillo una vez decidas cortar definitivamente.

Dejar de fumar en invierno. Es mucho más sencillo ya que hay que salir a fumar fuera por lo que no tendrás que ver a todo el mundo fumándote en la cara. Si todos tus amigos fuman, como era mi caso, llévate un libro para entretenerte mientras fuman. Por alguna extraña razón fumar se contagia por lo que todo el mundo acaba saliendo a la vez obligándote a salir con ellos o a quedarte solo en el bar.

Comer pipas. Si lo sé, el clásico para dejar de fumar son los chupachups pero no me gustan mucho el dulce y puestos a meter calorías al cuerpo mejor que sean naturales.

Comenzar a hacer deporte. El ejercicio aparte de liberar endorfinas que harán que te sientas mejor te mostrará los buenos resultados de dejar de fumar. Ya no te ahogarás tanto y evitará que cojas peso si el ansia te hace comer más.

Y sobre todo no desesperar si no se consigue a la primera. Solo hay que volver a intentarlo. El fracaso es solo una enseñanza que nos muestra las herramientas para lograrlo en un futuro próximo.

Ya que has llegado hasta el final de este texto, ¿porqué no lo intentás? 😉

 

Si te ha gustado comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on Pinterest
Latest Comments
  1. Hana |
    • Silvia QH |
    • Elisa |
  2. Yeferson |
    • Silvia QH |

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *